Saltar al contenido

10 cosas sorprendentes que fueron inventadas por mujeres

16/11/2020

Las mujeres somos responsables de muchos inventos que utilizamos en nuestro día a día, algunos de los cuales te sorprenderán. Desafortunadamente, no ha sido fácil para las mujeres lograr el reconocimiento que acompaña a un producto exitoso. Estas mujeres hicieron contribuciones duraderas a la humanidad, pero tuvieron que luchar por su aceptación. Deberíamos estar agradecidos por estas creaciones, notables o mundanas, por las mejoras y comodidades que aportan.

10. El sistema de puntuación de Apgar

Cada vida comienza con esta partitura. Todos los recién nacidos son evaluados durante los primeros cinco minutos de su vida. Es crucial determinar su condición médica y brindar atención inmediata si es necesario. Ahora bien, esta prueba se conoce como un acrónimo: Apariencia, Pulso, Mueca, Actividad y Respiración. Sin embargo, recibió su nombre de la inventora, Virginia Apgar. Fue la primera mujer con una cátedra completa de Anestesiología y especializada en cirugía y parto. En 1952, proporcionó la puntuación de Apgar. Los médicos anteriores prestaron más atención a la condición de la madre y la mortalidad infantil era muy alta. Ahora, al usar esta puntuación en casi todos los hospitales del mundo, la mortalidad infantil ha disminuido a 7 por cada 1000 nacimientos. Además de la prueba, Virginia Apgar ha dedicado toda su vida a investigar y prevenir los defectos infantiles. Ella fue una de las primeras en darse cuenta de que los virus, las infecciones y la incompatibilidad RH eran peligrosos para un niño, pero el sistema de Apgar fue un avance significativo para el mundo del cuidado del recién nacido.

9. Señales bengalas

señal-mujeres

Martha Coston, el inventor de Coston Night Signals, tuvo una vida difícil. A los veintiún años se quedó viuda con cuatro hijos. Su esposo, Benjamin Coston, era científico, inventor y trabajaba para la Marina de los EE. UU. Lamentablemente, murió joven debido a los efectos nocivos de los productos químicos que usaba. Dejó poco dinero, así que Martha tuvo que ganarse la vida sola. Un día, encontró en las notas de su esposo la idea de usar señales de luz en el mar en lugar de banderas de colores y gritos fuertes. Martha dedicó casi diez años a llevar a cabo este plan. Su invención fue tan grande que la Marina de los Estados Unidos compró los derechos de patente de las bengalas por $ 20,000. Las señales nocturnas de Coston se convirtió en la base de las comunicaciones navales. Este invento ayudó a ganar batallas y salvar muchas vidas.

8. El bote de basura con pedal

mujeres-basura

Lillian y Frank Gilbreth eran una pareja que trabajaba juntos en la gestión de la eficiencia. Fueron los primeros en decidir utilizar métodos psicológicos para mejorar la productividad de los trabajadores. Después de la repentina muerte de Frank, Lillian continuó con su trabajo y se concentró en la gestión del hogar, algo de lo que estaba interesada en la importancia después de tener doce hijos. Inventó electrodomésticos de cocina esenciales, como el bote de basura con pedal, los estantes de las puertas dentro de un refrigerador y una batidora eléctrica de alimentos. Lillian Gilbreth, además de ser la primera mujer miembro de la Academia Nacional de Ingeniería, también fue una emprendedora capacitada. Había desarrollado sus inventos de acuerdo con las necesidades de los consumidores, por lo que vendió con éxito todas las patentes. Gracias a Lillian Gilbreth tenemos muchos productos mejorados en nuestros hogares y los usamos todos los días para hacer nuestra vida más cómoda.

7. Monopolio

monopolio-mujeres

La historia detrás del juego Monopoly está asociada con un escándalo y una injusticia. El juego original se llamaba Landlord’s Game y fue creado por Elizabeth Magie. Quería implementar las ideas antimonopolistas de Henry George sobre el impuesto único al valor de la tierra para los propietarios, incluidos los terratenientes ricos, y enseñó esta teoría a sus amigos y colegas. En 1904, recibió solo $ 500 por su patente y no recibió regalías. Debido a la disparidad de género de la época, era bien sabido que las mujeres no necesitaban educación, capital personal y ciertamente no podían inventar nada, por lo tanto, un comisionado de patentes no mencionó el nombre de Lezzie en la solicitud de patente del juego. The Landlord’s Game fue popular durante unos treinta años, hasta que “Parker Brothers” comenzó a vender Monopoly de Charles Darrow. Este juego parecía la versión original, pero Darrow inventó su propia historia sobre la creación del juego y no mencionó a Elizabeth. Hoy conocemos al verdadero creador, pero lamentablemente la idea principal de “impuesto único” fue olvidado, y los jugadores intentan convertirse en monopolistas y arruinar al resto.

6. La bolsa de papel

paperbag-mujeres

La mayoría de las tiendas de comestibles usan bolsas de papel. Aun así, pocas personas saben cómo fueron creadas. En la década de 1860, Margaret Knight estaba trabajando en una planta de papel cuando inventó una máquina que fabricaba automáticamente bolsas de papel con fondo plano. Sin embargo, no pudo recibir dinero por su patente, porque un hombre llamado Charles Annan que descubrió su máquina durante una visita, ya había vendido la misma patente. Afortunadamente, Knight era una mujer decidida y acudió a los tribunales. La defensa de Alan incluyó el único argumento, que una mujer nunca podría diseñar una invención tan asombrosa. Pero Margaret presentó sus notas, dibujos y otras pruebas de lo contrario, y ganó la demanda. En 1871, recibió dinero por su patente. Margaret Knight fue una gran inventora y siguió haciendo lo que le vino naturalmente, brindándonos muchas más innovaciones, como el motor rotativo y la cortadora de zapatos.

5. El lavaplatos

lavavajillas-mujeres

La creadora de lavavajillas, Josephine Cochrane, llevó una vida ordinaria y próspera. Su marido era un joven empresario de éxito, por lo que no tenía nada de qué preocuparse, excepto la reliquia de China. Un día, su sirvienta rompió algunos platos mientras los lavaba. Molesta, Cochrane decidió ayudar a sus sirvientes y crear una máquina que pudiera hacer su trabajo. Comenzó su investigación que la ayudaría a crear los planos de su futura máquina lavavajillas. Después de haber estado construyendo su invento durante unos meses, su esposo se enfermó y falleció. Dejó muchas deudas, por lo que Josephine tuvo que terminar su invento solo para sobrevivir. Finalmente, un mecánico llamado George Butters la ayudó a resolver los últimos problemas técnicos, y recibió su patente sobre la máquina lavavajillas en 1886. Cochrane creía que las amas de casa estarían interesadas en su invento, pero no lo estaban. Sus primeros clientes fueron en realidad hoteles y restaurantes. Unos años más tarde, fundó su propia empresa para fabricar lavavajillas. La creación de Cochrane se hizo popular entre las amas de casa solo después de su muerte. En 1916, Hobart compró su empresa, que pasó a llamarse Whirlpool Corporation.

4. Limpiaparabrisas

limpiaparabrisas-mujer

A principios de la década de 1900, los estadounidenses usaban activamente los tranvías, pero era difícil conducirlos con seguridad cuando llovía o nevaba. Un conductor tuvo que abrir una ventana delantera para alejar el agua de lluvia y la nieve a menudo mientras el tranvía estaba en movimiento. Mary Anderson notó este problema y decidió crear un dispositivo que pudiera limpiar el parabrisas en lugar del conductor. Ella inventó los limpiaparabrisas mecánicos. y recibió una patente en 1903. Su dispositivo estaba hecho de madera y caucho, y estaba sujeto a una palanca cerca de un conductor. Desafortunadamente, los fabricantes de tranvías no tenían fe en este invento y concluyeron que era más probable que distraiga a los conductores que limpiar físicamente sus ventanas. No fue hasta 1913 que sus limpiaparabrisas fueron apreciados. Ahora, todos los automóviles modernos están equipados con limpiaparabrisas para proteger a los conductores cuando hace mal tiempo. Lamentablemente, Mary Anderson no recibió ningún beneficio por una invención tan necesaria y útil.

3. La casa solar

solarhouse-mujeres

En 1950, Maria Telkes, investigadora, y Eleanor Raymond, arquitecta, presentaron su idea llamada Dover House, una casa completamente calentada por el sol. Se había construido una casa similar unos años antes, pero solo se calentaba durante los días soleados. Telkes resolvió este problema utilizando la sal sódica del ácido sulfúrico, que ahorró efectivamente la energía térmica de la luz solar. Una casa solar parecía un edificio ordinario, excepto por los paneles de metal y vidrio detrás de las ventanas que absorbían la energía solar y la dirigían a contenedores de almacenamiento integrados en las paredes. Estos contenedores se llenaron con la sal de sodio mencionada anteriormente, por lo que almacenaron calor en clima soleado y lo regalaron en clima frío. The Dover House fue una casa innovadora, y funcionó con éxito durante dos años y medio, hasta que los procesos de corrosión destruyeron los contenedores de almacenamiento. A corto plazo, este experimento fracasó, pero estas mujeres creativas dieron un gran paso hacia una futura casa totalmente calentada por el sol.

2. La sierra circular

circularsaw-women

A principios del siglo XIX, Tabitha Babbitt, que era miembro de la comunidad religiosa de Shakers, había notado que las sierras de foso que se usaban en su comunidad para cortar madera no eran efectivas y necesitaban mejoras. Una sierra de fosa de dos mangos cortaba madera cuando dos hombres la movían hacia adelante y hacia atrás. Sin embargo, el movimiento de la espalda no fue productivo, por lo que los hombres estaban desperdiciando su energía. Tabitha tuvo una idea para aumentar la productividad de la sierra. Ella construyó un modelo que consistía en una hoja circular y una rueca. Este dispositivo fue accionado por un pedal de rueda y es ahora conocida como sierra circular. Esto hizo que el trabajo de cortar madera fuera mucho más fácil y efectivo. De acuerdo con sus opiniones religiosas, nunca patentó su creación y la compartió de forma gratuita.

1. Kevlar

kevlar-mujeres

En la década de 1960, la famosa química y pionera de las mujeres en la ciencia, Stephanie Kwolek, inventó una sustancia ligera pero extremadamente fuerte, llamada Kevlar. Fue un descubrimiento inesperado mientras trabajaba en mejoras a los neumáticos de los automóviles. El kevlar es un material extraordinario. Se utiliza para ropa y equipos de protección, equipos deportivos e incluso en la industria espacial. La invención de Kwolek continúa salvando miles de vidas y avanzando en muchas tecnologías contemporáneas.