10 experimentos psicológicos que salieron terriblemente mal

En su 1961 libro Locura y civilización, el teórico Michel Foucault sostiene que un método eficaz para revelar los valores socioculturales de una sociedad es determinar a quién intentan marginar sus ciudadanos. Centrándose en Europa, Foucault examinó qué condiciones se consideraron una locura entre 1500 y 1800. Según Foucault, lo que se clasifica como un trastorno psicológico en un período de tiempo particular y cómo se trata a los diagnosticados con ese trastorno ilustran los valores de una sociedad y sus hipocresías. Algunos de estos experimentos psicológicos pueden parecer impensables, o al menos inconcebibles. Quizás muestren la ambición humana, o quizás confirmen la insensibilidad de los humanos.

10. El experimento de Milgrim

https://www.youtube.com/watch?v=mOUEC5YXV8U

Stanley Milgrim, psicólogo de la Universidad de Yale, estaba intrigado por la Juicios de Nuremberg13 juicios penales de nazis de varios rangos llevados a cabo en Nuremberg, Alemania entre 1945 y 1949. Milgrim notó que casi todos los acusados ​​hicieron un argumento similar. Todos afirmaron que simplemente habían estado obedeciendo las órdenes de una figura de autoridad. Milgrim se preguntó: ¿eran las atrocidades del Holocausto realmente atrocidades, o eran acciones que cualquier persona que ostensiblemente obedecía a la autoridad podía ser convencida de cometer? En 1963, Milgrim reclutó a 40 estudiantes y empleados varones en Yale, con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años. Les dijo a sus voluntarios que estaba realizando un experimento para determinar cómo el castigo por dar respuestas incorrectas afectaba la capacidad de aprendizaje de un sujeto. Al informar a cada voluntario individualmente, Milgrim dijo que dividiría a los voluntarios en roles asignados al azar por sorteo. Uno sería un aprendiz y otro sería un maestro. De hecho, el sorteo fue amañado. A cada estudiante o empleado de Yale se le asignó el rol de maestro. El papel del aprendiz siempre se asignó a Wallace, un socio en el experimento de Milgrim.

El maestro observó mientras el alumno estaba atado a una silla, con electrodos adheridos a su cuerpo. Luego, la maestra fue llevada a otra habitación. Después de que el maestro y el alumno se separaron, el líder (Milgrim) le indicó al maestro que le leyera al alumno varios pares de palabras en voz alta. Si el alumno no eligió correctamente la palabra complementaria correcta la próxima vez que se le leyera en voz alta una palabra del emparejamiento, se le indicó al maestro que le aplicara una descarga eléctrica, aumentando el voltaje cada vez. Wallace proporcionaba con frecuencia respuestas incorrectas, por diseño. Aunque en realidad no estaba recibiendo una conmoción, se comportó como si lo estuviera. Había 30 configuraciones en el generador de descargas, que iban desde 15 voltios (una descarga leve) a 450 (una descarga potencialmente fatal).

Antes de que comenzara el experimento, el líder informó al maestro de los posibles efectos que cada aumento de voltaje podría tener en el alumno. Si el maestro se mostraba reacio a administrar una descarga, el líder le daba una de las cuatro pautas, y cada pauta aumentaba en gravedad y urgencia. Antes del experimento, Milgrim predijo que solo el 3% de los profesores daría un impacto potencialmente fatal al alumno. De hecho, dos tercios de los profesores entregaron una descarga potencialmente fatal al alumno y todos ellos administraron una descarga de 300 voltios. En su artículo de 1974 «Los peligros de la obediencia», Milgrim concluyó que el factor decisivo que determinaba el comportamiento de los maestros era si se les permitía negar la responsabilidad por sus acciones. Cuando Milgrim, como líder, dijo que asumiría la responsabilidad de las acciones de un maestro, el maestro no se mostró reacio a dañar al alumno.

9. Sheridan y el cachorro de King

Ahora bien, el valor principal del experimento de Milgrim es su notoriedad cultural debido a la compromiso ético, ya que engañó a los participantes con respecto a la naturaleza del experimento. Las variaciones del experimento de Milgrim se utilizan en 1971 de Griselda Gambaro. tocar Información para extranjerosy un 2014 episodio de la serie de drama criminal estadounidense Huesos, titulado «La mutilación del manipulador maestro». En ambos casos, el experimento es un símbolo de cómo el ejercicio de poder sobre los demás degrada a uno. humanista valores. En su momento, sin embargo, el experimento de Milgrim fue bien considerado y otros científicos buscaron verificar sus resultados.

Los científicos Charles Sheridan y Richard King creían que las acciones de algunos participantes en el experimento de Milgrim podrían haber sido influenciadas por su conocimiento de que el alumno era en realidad un actor que no estaba siendo lastimado. Para probar esta hipótesis, Sheridan y King replicaron las condiciones del experimento de Milgrim, con una diferencia espantosa: como Milgrim, engañaron a los participantes con respecto a la naturaleza de los experimentos, diciendo que querían ver si un cachorro podía distinguir entre luz constante y parpadeante. Al igual que en el experimento de Milgrim, se pidió a los participantes que sorprendieran al cachorro cuando actuara incorrectamente. A diferencia del experimento de Milgrim, los participantes eran en realidad impactando al cachorro. El cachorro que sufría ladraba, saltaba y aullaba. La angustia de los participantes aumentó con la del cachorro. Le hicieron un gesto frenético, tratando de indicarle el comportamiento apropiado. No obstante, 20 de los 26 participantes administraron una descarga con el voltaje máximo al cachorro.

8. Terapia de conversión homosexual

La criminalización de la homosexualidad por parte de los europeos coincidió con la consolidación de la fe cristiana. Después de la reina Isabel de Castilla Inquisición española de 1483 – un azote implacable de cualquier ciudadano cuyas prácticas personales o religiosas contradecían las sancionadas por la iglesia católica – 1.600 hombres fueron apedreados, castrados o quemados como sodomitas. Aunque el poder organizativo sociocultural y sociopolítico de aquellos en Europa Occidental y América que se identifican como homosexuales ha cambiado con el tiempo, la terapia de conversión ha recordado una práctica constante. La terapia de conversión es la práctica de utilizar estímulos físicos y psicológicos para crear experiencias negativas asociadas con la excitación homosexual.

Anteriormente, las técnicas utilizadas para la terapia de conversión incluían institucionalización, castración y terapia electroconvulsiva. Según un informe de 2009 de la Asociación Estadounidense de Psicología, las técnicas actuales incluir inducir náuseas, vómitos o parálisis mientras se muestra al paciente imágenes homoeróticas, proporcionar descargas eléctricas, hacer que el individuo se ponga una banda elástica alrededor de la muñeca cuando se excita con imágenes o pensamientos eróticos del mismo sexo, y usar la vergüenza para crear aversión a las atracciones del mismo sexo . La práctica de la terapia de conversión ha sido desacreditado por la comunidad científica. Sin embargo, algunas comunidades religiosas todavía lo abrazan. En 2017, el director ejecutivo de Chick-fil-A, Dan Cathy hizo una donación a Exodus International, un grupo cristiano que promueve la terapia de conversión.

7. La verdadera historia de John / Joan

En el artículo de John Colapinto de 1997 para Piedra rodante, “La verdadera historia de John / Joan”, escribe sobre una niña que nació en el Hospital Johns Hopkins en 1967. El giro de la trama: el bebé que nació en Johns Hopkins no nació niña. Después de una circuncisión fallida, los padres del bebé (entonces) John lo llevaron de regreso a Johns Hopkins. Alentados por el Dr. John Money, quien creía que la identificación de género estaba determinada principalmente por las técnicas de crianza de los padres (a diferencia de la biología), los padres de John acordaron dejar que Money realizara una reasignación sexual de su hijo, a quien criaron como Joan. Técnicamente, la reasignación sexual de John no estaba completa. Money le quitó el pene a John, pero no creó una vagina. La reasignación sexual de John (un seudónimo) fue la primera realizada en un niño cuyo desarrollo físico era normal.

Fue importante para Money por otra razón. El gemelo idéntico de John, Kevin (también un seudónimo), proporcionó un grupo de control ideal de una sola persona para el estudio de Money de los efectos psicológicos de la cirugía de reasignación sexual de John. Incluso antes de conocer las circunstancias de su nacimiento, John estaba socialmente aislado y psicológicamente comprometido. Después de luchar en la escuela debido al ostracismo de los estudiantes y sus propios pensamientos suicidas, John dejó de vivir como una niña en 1979. Ese año, su padre le dijo la verdad sobre su nacimiento. Aunque fue criado como una niña, no nació así. A la edad de 21 años, se había sometido a dos cirugías de reconstrucción de pene. Más tarde se reveló que la identidad de John era David Reimer, y más tarde se casó y se convirtió en el padrastro de tres hijos. Trágicamente, en 2004 ya no pudo luchar contra esos pensamientos suicidas, y se quitó la vida.

6. Frenología

A partir de 1805, el médico vienés Franz Joseph Gall realizó una gira por Europa, presentando al público su nueva técnica para el análisis psicológico. En la técnica de Gall, la frenología, la forma del cráneo se tomaba como una indicación del carácter. Cada área del cráneo representaba una cualidad diferente, y cualquier formación física o malformación en el cráneo indicaba si ciertos rasgos de personalidad se desarrollaron adecuadamente o no. En el siglo XIX, algunos creían que sentir el cráneo de un paciente era el equivalente a realizar una exploración neurológica contemporánea. La mayoría de los frenólogos aconsejaron que, una vez que comprendieran sus debilidades intelectuales y emocionales, los pacientes podrían mejorar sus lecturas de frenología participando en comportamientos positivos y correctivos.

Aunque la práctica en sí ha sido completamente desacreditado, una idea básica en la que se basa la frenología es científicamente sólida. Las diferentes funciones físicas, emocionales e intelectuales están controladas por diferentes áreas del cerebro. El daño a un área en particular puede afectar la capacidad de un individuo para realizar con éxito las funciones asociadas con el área correspondiente. Sin embargo, la forma del cráneo no indica cómo funciona el cerebro. Además de proporcionar diagnósticos post-mortem indicando la criminalidad de criminales condenados y ejecutados, los frenólogos también perpetuaron el clasismo y el racismo. Se creía que las personas de color y los nativos americanos tenían formas de calaveras inferior a los de los blancos.

5. Desacelerador electrónico graduado para estudiantes con necesidades especiales

El Judge Rotenburg Center en Canton, Massachusetts es el único centro en los Estados Unidos que permite el uso de terapia con descargas para corregir el comportamiento de estudiantes con necesidades especiales. Las descargas se administran a cualquier estudiante que intente dañar a otro.

El estado ha estado tratando de prohibir el uso del desacelerador electrónico graduado (GED) desde 2013. Ese año, apareció un video de Andre McCollins recibiendo múltiples tratamientos consecutivamente. Sin embargo, la jueza Katherine Fields se puso del lado de la escuela, protegiendo su uso de GED. La lucha por la prohibición de este tipo de tratamientos continuó, pero hasta la fecha incluso las agencias federales como la FDA no han podido tener éxito.

4. Los experimentos de Bobo Doll

Entre 1961 y 1963, Alfred Bandura realizó experimentos para determinar si el comportamiento agresivo podía aprenderse mediante la observación. Bandura dividió a 36 niños y 36 niñas de entre tres y seis años en tres grupos de 24 niños. El comportamiento agresivo se modeló para un grupo. El comportamiento no agresivo se modeló para otro grupo y no se modeló ningún comportamiento para el grupo de control. El comportamiento agresivo demostrado fue golpear un juguete llamado muñeco Bobo con un martillo, o lanzarlo al aire gritando: “¡Pow! ¡Auge!» Después de la demostración, todos los niños fueron llevados a una habitación llena de juguetes deseables.

Después de que se les permitiera jugar con los juguetes durante 10 minutos, se les dijo que los juguetes estaban reservados para otros niños. Después de provocar deliberadamente a los niños, Bandura los llevó a otra habitación. Uno de los juguetes incluidos en esa habitación era el muñeco Bobo. Quería observar si alguno de los niños, a quien deliberadamente había molestado al prohibirles jugar con juguetes, demostraría físicamente su frustración. El grupo de niños para los que se modeló el comportamiento agresivo fue más probabilidades de actuar agresivamente hacia el muñeco Bobo que cualquiera de los otros dos grupos. A veces, los niños iniciaban comportamientos que no habían sido modelados, como golpear al muñeco Bobo en la nariz. Bandura demostró que existía una correlación entre el comportamiento de un niño (específicamente la agresión) y el comportamiento que veía modelado por los adultos. Desafortunadamente, no consideró el efectos psicológicos a largo plazo que ver el comportamiento agresivo modelado podría tener en los niños en sus experimentos.

3. Peter, el delfín randy

En 1965, Margaret Howe fue contratada para enseñar palabras en inglés a un delfín llamado Peter. Después de 10 semanas, Peter, de 6 años, que estaba en el apogeo de su desarrollo sexual, se estaba enfocando más intensamente en su maestro que en sus lecciones. Todas las mañanas, la saludaba con una erección mientras la presionaba contra sus piernas y la mordisqueaba. Howe decidió que Peter no se concentraría en sus lecciones a menos que ella se concentrara primero en su erección. Masturbaba regularmente al delfín. (Dilo con nosotros: ¡Qué asco!)

Después de que terminó el experimento, Peter fue enviado a un laboratorio en Miami. El veterinario Andy Williamson dijo que la relación de Peter con Margaret Howe era psicológicamente dañino para el delfín. «Margaret podría racionalizar [their separation]», Dice Williamson,» pero […] aquí está el amor de [Peter’s] la vida se fue «. Según Williamson, Peter murió con el corazón roto unas semanas después de su reubicación.

2. Víctor, el chico salvaje

En 1800, después de varios intentos, un joven fue capturado en el bosque. No podía hablar ni comprender el idioma hablado. El niño se llamaba Víctor, pero coloquialmente lo apodaban «Chico Salvaje». Fue entregado al cuidado del Abbé Sicard, el director del Instituto para Sordos Mudos en París, aunque no era sordo. Más tarde, fue acogido por Jean-Marc Gasperd Itard, quien lo exhibió públicamente. Víctor aprendió algo de lenguaje de señas básico debido al estricto sistema de recompensas alimentarias y castigo corporal de Itard, pero nunca aprendió a hablar. Itard dejó de enseñarle en 1806.

Después de la muerte de Itard, su esposa recibió la tutela de Víctor. Aunque ella le proporcionó lo esencial como comida, ropa y refugio, nunca interactuó con él. Víctor murió en 1828.

1. Los monos de Harry Harlow

Harry Harlow llevó a cabo experimentos con monos para determinar la importancia del vínculo materno en la primera infancia. En 1959, Harlow colocó a ocho monos rhesus bebés con dos tipos de «madres» de alambre. Uno estaba hecho de alambre y tenía una forma tosca para parecerse a un mono rhesus. Aunque también estaba hecho de alambre y tenía la forma de un mono rhesus, el otro estaba cubierto de felpa. Cada madre proporcionó leche a cuatro bebés. Harlow los alimentó por turnos, con la leche solo colocada cerca de una madre para cada sesión de alimentación. Ninguna madre pudo sostener, limpiar o responder a los bebés de ninguna manera. En resumen, Harlow privó a los monos de la oportunidad de formar vínculos maternos.

Los monos que fueron criados por una madre de alambre sin tela de felpa estaban constantemente ansiosos y distantes, y todos los monos buscaron a la madre de felpa más suave cuando Harlow los sometió intencionalmente a estímulos angustiantes, como juguetes mecánicos en movimiento y ruidosos. Los bebés claramente encontraron que la madre de felpa era preferible a la de alambre, pero eso fue solo porque, antes de ser colocados en la jaula con las dos madres, los ocho monos estaban socialmente aislados y privados de contacto físico. Un tercer grupo de control de cuatro monos criados por madres reales no tenía interés en los sustitutos de Harlow. Todos los monos del experimento de Harlow tenían dificultades para formar vínculos sociales con otros monos.

Los métodos de Harlow fueron crueles con los monos, pero sus resultados fueron psicológicamente degradantes para los humanos también. Hasta hace poco, la madre del alambre era usado como un símil para avergonzar a las madres que tuvieron hijos con autismo. Los psicólogos afirmaron que los comportamientos típicamente asociados con el autismo, como la falta de contacto visual, el contacto físico y, en algunos casos, la comunicación verbal, fueron causados ​​por la presencia de una madre que, como un mono de alambre, no logró vincularse con su hijo durante infancia. En realidad, el autismo es una condición sensorial, no un trastorno psicológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.