10 mitos navideños inusuales de todo el mundo

En Nochebuena, Santa Claus vuela alrededor del planeta en un trineo con ocho renos (o nueve, dependiendo de si están siendo un idiota con Rudolph ese año). Baja por las chimeneas de todos los chicos y chicas buenos, dejando juguetes y otros regalos. Los niños le dejan leche y galletas para que coma antes de que se dirija a la siguiente casa. En la mañana de Navidad, todos los niños se despiertan para encontrar hermosos regalos del hombre alegre del traje rojo con la larga barba blanca.

Esa es la leyenda que la mayoría de nosotros crecimos escuchando y creyendo. Sin embargo, en diferentes partes del mundo, hay varios otros mitos y leyendas en los que creen los niños. Y para sorpresa de muchos, muchos de ellos son extremadamente aterradores. Este artículo detallará 10 de los mitos navideños más inusuales, y a veces espeluznantes, de todo el mundo. Si estos mitos no te hacen querer ser buenos niños y niñas este año, nada lo hará.

10. Belsnickel

https://www.youtube.com/watch?v=qVKm0gxaacA

El mito de Belsnickel se originó en Europa durante la Edad Media. Si bien separaba a los niños buenos de los que eran malos durante todo el año, permitió que los malos se redimieran de nuevo al lado bueno. Para los niños que eran buenos todo el año, dejaba juguetes y dulces, mientras que los niños traviesos recibían interruptores. A diferencia de Santa Claus, Belsnickel en realidad anunciaba su presencia tocando puertas y ventanas para que los niños pudieran verlo. Se le describe como una persona delgada que viste ropa de piel con campanillas y usa una máscara. En una mano lleva una bolsa de regalos para los buenos y en la otra un interruptor o látigo para los traviesos.

Si bien hay diferentes versiones de la leyenda, algunas de las historias más aterradoras afirman que él traería a los niños traviesos al bosque y los castigaría por su mal comportamiento. Se decía que también secuestraba a los niños malos de sus camas, pero les ofrecía la oportunidad de redimirse haciendo trucos, bailando o cantando para él.

9. Knecht Ruprecht

https://www.youtube.com/watch?v=dxr0kuALcPk

La leyenda de Knecht Ruprecht tiene dos comienzos diferentes: el primero es que era un niño salvaje pero fue encontrado y criado por San Nicolás; la segunda versión es que él era un peón antes de convertirse en asistente de San Nicolás. Al igual que Belsnickel, Knecht Ruprecht también llevaría un interruptor. Ayudó a San Nicolás yendo a la casa de cada niño y preguntando a sus padres si eran buenos o malos ese año. Si sus padres decían que eran malos, Knecht Ruprecht usaba el interruptor como castigo.

Se describe a Knecht Ruprecht vistiendo una túnica marrón o negra con una capucha puntiaguda. También se le ve cargando un bastón y una bolsa de cenizas.

8. Père Fouettard

La historia de Père Fouettard Se originó en Francia y el sur de Bélgica en el año 1150. Era un carnicero que vivía en un pequeño pueblo francés con su muy codiciosa esposa. Vivían cerca de un internado al que asistían los hijos de las familias adineradas.

Un día, Fouettard y su esposa vieron a tres niños caminando hacia la escuela cuando decidieron que querían robarles por el oro que creían que tenían en los bolsillos. Así que los Fouettard ofrecieron a los niños dulces que fueron envenenados en secreto, matando a los tres niños. El padre Fouettard degolló a los niños, los cortó en pedazos y guardó sus restos en un barril.

Según cuenta la leyenda, acompañaría a San Nicolás. Sin embargo, cuando el Jolly One se enteró del terrible acto que había cometido Père Fouettard, su castigo fue pasar el resto de su vida siguiendo a San Nicolás como su compañero. De hecho, se dice que Fouettard es quien entrega carbón a los niños traviesos.

7. Sinterklaas

Los holandeses tienen su propia versión de Santa Claus y, aunque existen numerosas similitudes entre los dos, también hay algunas diferencias notables. Sinterklaas se parece más al Papa (sombrero y túnica) que a un hombre gordo con traje rojo.

La temporada de Sinterklaas comienza en los Países Bajos en noviembre, con el desfile anual el último domingo del mes. Sinterklaas, junto con su caballo blanco y su ayudante Zwarte Piet, llegan en barco antes de unirse al desfile. El 6 de diciembre está marcado como el día festivo. La noche anterior es cuando las familias se reúnen para una gran comida y para intercambiar regalos. Este es también el momento en que Sinterklaas y Zwarte Piet viajan de azotea en azotea en busca de niños que hayan sido buenos todo el año y los recompensan con dulces y regalos. Los niños dejan zanahorias o avena en sus zapatos de madera para Sinterklaas y su caballo. A la mañana siguiente, los niños se despiertan con los regalos y poemas divertidos que Sinterklaas dejó como recompensa por su buen comportamiento.

6. Grýla

En Islandia, existe un mito muy aterrador de Grýla quien se dice que es un troll de montaña con pezuñas en lugar de pies y tiene 13 colas. Cada Navidad, cuando sale de la montaña, busca niños que hayan sido traviesos. Cuando los encuentra, los secuestra metiéndolos en una bolsa y los lleva a su cueva, los hierve vivos y los come en un guiso. Siempre está de mal humor porque constantemente tiene hambre de niños.

La leyenda de Grýla se remonta al antiguo período de tiempo pagano. También se cree que sus formas siniestras no solo las sienten los niños, sino también los hombres. Tenía tres maridos, y a dos de ellos los mató solo porque estaba aburrida de ellos. Y eso no es todo: también tiene 13 hijos, todos varones, que son tan aterradores como ella. Se les conoce como los «muchachos de Yule» y … bueno, sigue leyendo …

5. Muchachos de Yule

los Muchachos de Yule son los 13 hijos de Grýla, y cada uno tiene sus propias características únicas, al igual que los amados Siete Enanos de Blancanieves, pero sustancialmente más espeluznantes. Todas las noches durante los 13 días antes de Navidad, los muchachos de Yule visitan a los niños de Islandia. Si los niños han sido buenos, cada muchacho deja un pequeño obsequio, pero si fueron malos, los muchachos dejarán una patata podrida.

Estos 13 hijos son: Sheep Cote Clog (un criador de ovejas con patas de palo), Gully Gawk (se esconde en zanjas y disfruta de la leche de las vacas), Stubby (muy bajo y disfruta de la masa de pastel), Spoon Licker (roba y lame cucharas … duh ), Pot Scraper (roba las sobras), Bowl Licker (se esconde debajo de tu cama y roba tus cuencos), Door Slammer (cierra las puertas toda la noche … doble obvio), Skyr Gobbler (ama el yogur), Sausage Swiper (roba salchichas … estos nombres son bonitos en la nariz, ¿verdad?), Window Peeper (te mira a través de tu ventana … ni siquiera lo intentaban en este momento, ¿verdad?), Doorway Sniffer (tiene una nariz enorme y olfatea a través de las puertas en busca de Pan de Navidad), Meat Hook (roba carne con su gancho … probablemente lo habrás adivinado), Candle Stealer (roba velas de los niños para que estén en la oscuridad … lo cual es un verdadero movimiento idiota).

4. Jólakötturinn

Otro mito de Islandia es el Jólakötturinn, o el gato de Navidad. También es, de hecho, la mascota de la familia de Grýla y los muchachos de Yule. El mito de este gato navideño existe desde el siglo XIX (al menos, en lo que respecta a los registros escritos). Se dice que es un gato grande que deambula por las calles durante la Navidad y se come a las personas que no llevan ropa nueva. Si bien se cree que al Jólakötturinn le gusta comer humanos, otras versiones de la leyenda lo tienen comiendo toda la comida que pertenece a las personas que eran tan pobres que no podían permitirse ropa nueva. En un momento, fue ilegal usar la historia de los Jólakötturinn para asustar a los niños, pero la prohibición se levantó poco después.

Algunas personas creen que este mito se inventó para hacer que las personas trabajen más duro durante la temporada navideña, ya que la única forma de asegurarse de que este enorme gato no te coma es si compras una nueva prenda de vestir para Navidad, así que obviamente, querrás dedicar horas extra para ganar ese cheddar. Aunque esto es solo un mito, parece que la gente de Islandia se lo toma muy en serio, como suele decir la buena gente de allí. muchas horas en el trabajo.

3. La Befana

La Befana es una bruja navideña italiana que tiene bastantes similitudes con Santa Claus. En la víspera de la Epifanía, la anciana lleva una gran bolsa y vuela en una escoba visitando a los niños y niñas para ver si han sido buenos o malos. Dejará a los niños caramelos y regalos si han sido buenos, pero si han sido malos, les dejará oscuros terrones de carbón. Y en lugar de dejar fuera las galletas y la leche, a menudo se deja una copa de vino para que la bruja la disfrute antes de ir a la casa de al lado.

Se cree que el mito de La Befana se remonta al siglo XIII. Cuenta la leyenda que los Tres Magos se dirigían a presentar obsequios a los pequeños ocho libras, seis onzas niño Jesús cuando se detuvieron en la casa de una anciana para preguntar cómo llegar a Belén. Antes de irse, invitaron a la anciana a que los acompañara a ver al Rey recién nacido, pero ella se negó. Después de pensarlo mucho, decidió que quería unirse a ellos, pero ya se habían ido, así que dejó dulces en la puerta de cada niño a lo largo de su viaje, con la esperanza de que una de esas casas tuviera a Jesús adentro.

2. Krampus

La mayoría de nosotros hemos oído hablar del malvado y aterrador compañero de Santa Krampus. El nombre Krampus proviene de la palabra alemana «krampen», que se traduce como «garra». La leyenda de esta bestia de cuernos largos, peluda, parecida a una cabra, con una cola larga y una lengua bifurcada ha aterrorizado a los niños durante muchos años, haciéndoles temer que, si eran malos durante el año, Krampus los golpearía con un montón de palos, secuestrarlos y llevarlos al infierno durante un año entero para castigarlos.

Aunque no está claro cuándo comenzó realmente la leyenda de Krampus, se cree que se originó en Alemania, incluso antes del cristianismo. En Krampus Night, que es la noche del 5 de diciembre, los niños en Alemania tuvieron mucho cuidado de no llamar su atención al comportarse de la mejor manera. Si fueran buenos niños y niñas, San Nicolás les traería regalos el 6 de diciembre.

La leyenda de Krampus todavía es fuerte hoy, ya que la gente todavía intercambia coloridas tarjetas de felicitación con la espeluznante bestia. También hay desfiles anuales donde los hombres se disfrazan de Krampus y corren por las calles, sacudiendo cadenas y gruñendo a los espectadores.

1. Frau Perchta

La leyenda de Frau Perchta es muy conocido, concretamente en Alemania y Austria. Esta bruja navideña también es conocida como la “cortadora de barriga” porque si una persona es perezosa o comete demasiadas malas acciones durante el año, se abrirá la barriga y les robará las entrañas con el cuchillo largo que esconde debajo de la ropa. Luego, reemplazará los órganos robados con basura, paja o piedras. También se ha dicho que corta la lengua de los niños que mienten, y si encontraba el trabajo de un hilandero a medio terminar, le prendía fuego. La sigue una manada de demonios que tortura a la gente que es mala; sin embargo, también se dice que protege a las personas buenas de esos espíritus malignos.

En algunos cuentos populares, se la describe como una mujer hermosa vestida toda de blanco, pero en otras versiones más oscuras, se dice que es una anciana fea con una nariz larga y curva y vestida con harapos. Se dice que visita los hogares durante los 12 días entre Navidad y Epifanía para ver cómo están las familias y asegurarse de que estén pasando tiempo de calidad juntos. Las familias a menudo le dejan gachas de avena como ofrenda, y si ella piensa que una persona fue amable y generosa durante todo el año, les dejará una moneda de plata en su zapato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.