Saltar al contenido

10 reliquias controvertidas asociadas con Jesucristo

07/07/2014

Durante siglos, se han venerado los objetos asociados con Jesucristo. Su autenticidad no ha sido verificada, pero seas creyente o no, la historia detrás de estas reliquias religiosas es fascinante.

Tabla de contenidos

10. Las uñas santas

Los expertos han debatido cuántos clavos se usaron para crucificar a Jesús casi desde el momento en que sucedió. Algunos dicen que son tres, mientras que otros argumentan que cuatro. Nadie lo sabe con certeza, pero hay muchos de los llamados Uñas Sagradas que son venerados por los creyentes de todo el mundo. Cuenta la leyenda que Constantino el Grande le pidió a su madre, Elena, que fuera a Jerusalén y encontrara la cruz de Jesucristo. Helena trajo consigo algunos fragmentos de la Cruz Verdadera y, junto con ella, los Clavos Sagrados. Al regresar a Constantinopla, Helena decidió que le insertaran un clavo en el casco real de su hijo para protegerlo de sus enemigos. Otro clavo se usó en la brida de su caballo, mientras que el último clavo se usó en la Corona de Hierro de Lombardía. Aparte de estas tres reliquias, hay unos treinta clavos sagrados venerados esparcidos por toda Europa, aunque por supuesto esto significa que algunos no son auténticos.

9. La corona de espinas

reliquias2 La corona de espinas, supuestamente usado por Jesús durante su crucifixión, aún no ha sido probado como legítimo a pesar de innumerables estudios a lo largo de la historia. Sin embargo, millones de cristianos no se atreven a venerar esta reliquia religiosa. La corona atravesó un largo y desafiante viaje antes de encontrar su hogar en París, donde ahora reside permanentemente. En 1238, el emperador Balduino de Constantinopla empeñó la corona a un banco veneciano debido a dificultades financieras, pero gracias a San Luis, el rey de Francia, la corona fue recomprada y traída a Notre-Dame de París en agosto de 1239. La corona ha setenta espinas originales, pero a lo largo de los siglos estas espinas han sido divididas por diferentes reyes franceses y emperadores bizantinos.

8. La Sábana Santa de Turín

reliquias3 La Sábana Santa de Turín es quizás la reliquia más estudiada, popular y controvertida de la historia cristiana. Oficialmente, la Iglesia Católica no tiene una posición sobre si la Sábana Santa es auténtica o no. Sin embargo, la Iglesia reconoce su importancia para el mundo católico. De hecho, el Vaticano ha hecho arreglos para que el público vea la reliquia. Fue durante el siglo XIV cuando apareció la primera documentación sobre la Sábana Santa. Los relatos históricos muestran que se transmitió de una persona a otra hasta que finalmente se colocó en la Catedral de San Juan Bautista en Turín, Italia, en 1578. En 1988, el sudario se sometió a pruebas de radiocarbono para determinar su fecha de origen. Para consternación de muchos creyentes, los resultados mostraron que el sudario podría haberse hecho entre 1260 y 1390. Tres laboratorios independientes realizaron las pruebas de radiocarbono y todos llegaron a la misma conclusión, lo que demuestra que el sudario es falso (aunque algunos los expertos argumentan que sus resultados son inexactos). Independientemente, los creyentes de todo el mundo todavía veneran la reliquia icónica.

7. El Sudario de Oviedo

reliquias4 La Sudario de Oviedo es similar a la Sábana Santa de Turín, en que ambos fueron usados ​​después de la crucifixión de Jesús. El sudario supuestamente se usó para cubrir el cuerpo de Jesús, mientras que el sudario (en latín, sudor) se usó para cubrir y limpiar su rostro. Esta reliquia religiosa no contiene imágenes, pero tiene manchas de sangre. El Evangelio de Juan menciona la existencia de un paño que se utilizó para limpiar y cubrir el rostro de Jesús. Gran parte de la información que conocemos sobre el sudario proviene de Pelagio, el obispo de Oviedo que vivió en el siglo XII. En 1075, el cofre que contenía el sudario se abrió ante Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido en el mundo moderno como El Cid. Esta reliquia religiosa se puede encontrar en una catedral de la localidad de Oviedo, España, donde se muestra al público tres veces al año. Las pruebas de radiocarbono lo remontan al año 700 d.C., aparentemente haciéndolo más antiguo que la Sábana Santa y planteando otro debate sobre su autenticidad.

6. El velo de Verónica

reliquias5 La Velo de Verónica supuestamente fue utilizado por un creyente para limpiar el rostro de Jesús a lo largo de la Vía Dolorosa en su camino al Calvario, después de lo cual su imagen fue implantada en la tela. La Biblia no menciona este evento en particular, dejando el Velo basado completamente en la leyenda. El velo supuestamente fue robado del Vaticano durante el siglo XVII. Fue solo en tiempos recientes que un jesuita alemán, el padre Heinrich Pfeiffer, afirmó haber encontrado la reliquia religiosa perdida hace mucho tiempo. Pfeiffer, quien es profesor de Historia del Arte Cristiano en la Pontificia Universidad Gregoriana, informó que ha descubierto el Velo de Verónica en el pequeño pueblo de Monoppello, Italia. Además de la dudosa historia del Velo, probar la afirmación de Pfeiffer se complicaría aún más por el hecho de que el velo es frágil y se dañaría fácilmente. Si bien la suposición general es que el velo no es auténtico, sin embargo, ha demostrado ser una reliquia influyente que fue históricamente útil para difundir la imagen de Cristo a los creyentes.

5. La sangre de Cristo

reliquias6 Cuenta la leyenda que después de la crucifixión de Jesús, José de Arimatea usó un paño para limpiar la sangre del rostro de Jesús. Esto tela se dice que se conservó en Jerusalén hasta la Segunda Cruzada, cuando Balduino III, rey de Jerusalén, entregó la reliquia a su cuñado, el conde de Flandes, Diederik van de Elzas. Después de regresar a su ciudad natal de Brujas, Bélgica, el Conde ordenó que la tela se colocara en la capilla superior del Basiliek van het Heilig Bloed, o Basílica de la Santa Sangre. La tela se almacena en un hermoso frasco decorado con ángeles y adornado con oro que, sorprendentemente, permanece sin abrir hasta el día de hoy, aunque estudios recientes han sugerido que el frasco está hecho de cristal de roca y que alguna vez fue destinado a contener perfume. Cada Día de la Ascensión, se lleva a cabo un festival en honor a la Sangre de Cristo. Los turistas acuden en masa a Brujas para presenciar la procesión de la reliquia: el obispo de Brujas lleva el frasco por las calles de la ciudad, mientras que detrás de él siguen a los lugareños que recrean la llegada de la tela y representan varios relatos históricos de la Biblia.

4. La lanza sagrada

reliquias7 La Lanza Sagrada, también conocida como la Lanza de Longinus, se refiere a la lanza que se usó para perforar el costado del cuerpo de Jesús durante su crucifixión para confirmar su muerte. Hay varias historias contradictorias con respecto a su descubrimiento moderno, incluido un hallazgo en la ciudad de Antioquía en 1098 por Peter Bartholomew, un monje empobrecido y desconocido. Según él, San Andrés apareció ante él en una visión mientras la ciudad estaba sitiada, diciendo que la Santa Lanza estaba escondida debajo de la catedral de San Pedro de la ciudad. Bartolomé se presentó ante el Conde Raymond y el Obispo de Lepuy, contándoles de su revelación divina. El obispo se mostró escéptico ante las afirmaciones de Bartolomé, pero el conde quedó impresionado. Los hombres del conde cavaron debajo de la catedral de San Pedro pero, para consternación del conde, no encontraron nada. Sin embargo, Bartholomew saltó a la trinchera y encontró un trozo de hierro, que afirmó ser la Lanza Sagrada. Si bien muchos dudaron de su afirmación, el descubrimiento inspiró al ejército cruzado hambriento a romper el asedio de la ciudad en una de las batallas más famosas de la Primera Cruzada.

3. El Santo Prepucio

reliquias8 La Santo Prepucio, o el Santo Prepucio, es quizás la reliquia más preciada de esta lista, ya que una vez fue parte del cuerpo de Jesús. Como todos los niños judíos, Jesús fue circuncidado ocho días después de su nacimiento. La primera reivindicación del Prepucio se remonta al descubrimiento de Carlomagno alrededor del año 800 d.C. Según él, el Santo Prepucio le fue dado por un ángel. Carlomagno más tarde entregó la reliquia al Papa León III después de que este último lo coronó Emperador de los romanos. Desde su introducción al mundo católico, el Santo Prepucio ha causado controversia y conmoción entre las iglesias europeas. Ha habido más de veintiuna iglesias que afirmaron poseer el prepucio de Jesús, todas las cuales querían ser declaradas verdaderas poseedores. Sorprendentemente, la Iglesia Católica tomó una posición oficial sobre el tema, cuando el Papa Clemente VII declaró que el prepucio que poseían los monjes de Charroux era el auténtico prepucio de Jesucristo. Para complicar aún más las cosas, muchos de los reclamantes se han perdido en la historia, mientras que los teólogos argumentan que todos los supuestos Santos Prepucios son fraudes porque durante la resurrección de Jesús todo su cuerpo, incluidas las partes que ya no están unidas, ascendió al cielo. El debate sobre la parte más sensible del cuerpo de Jesús ha inspirado todo, desde el robo hasta la excomunión, y sigue siendo una de las reliquias más inusuales en la historia cristiana.

2. La imagen de Edesa

reliquias9 La Imagen de Edessa, también conocido como el Mandylion o, más modestamente, el Holy Towel, tiene varias historias que rodean su origen. El más famoso y comúnmente aceptado es la correspondencia entre Jesucristo y el rey Abgar de Edesa. Según la leyenda, el rey Abgar ordenó a su sirviente Ananías que buscara a Jesús y le entregara una carta en la que pedía que Jesús fuera a su ciudad y curara su lepra. En su respuesta, Jesús rechazó la solicitud, aunque bendijo a Abgar y prometió enviar un discípulo para curar su lepra. Algunas versiones de la historia dicen que Ananías era un pintor que pintó la imagen de Jesús en una tela para acompañar la carta de devolución, mientras que otras argumentan que Jesús le dio a Ananías una toalla con la que se había lavado la cara y lució milagrosamente su imagen. Sea lo que sea lo que recibió Abgar, lo reverenciaba.

1. El Santo Grial

reliquias10 El Santo Grial, a diferencia de lo que te han dicho Dan Brown o Monty Python, se refiere simplemente a la copa que usó Jesús durante la Última Cena. El grial también fue utilizado por José de Arimatea para recolectar la sangre de Jesús. Dado que la crucifixión y la sangre de Cristo son muy importantes para la fe cristiana, no es de extrañar por qué tanta gente está intrigada y desconcertada por esta reliquia. Son varias las copas que compiten por el título de auténtico Santo Grial, pero una que se destaca por encima de todas ellas es el Santo Cáliz de Valencia. Se dice que esta copa fue utilizada por los primeros 22 papas, desde San Pedro hasta el Papa Sixto II. Este último le dio el Santo Cáliz a San Lorenzo para que lo guardara. Cuando murió San Lorenzo, la reliquia fue llevada a España. De todas las copas que dicen ser el Santo Grial, el Santo Cáliz de Valencia tiene, con mucho, el mayor reclamo. Tiene un certificado de autenticación que se remonta al año 262 d.C. y todavía lo utilizan los Papas modernos en ocasiones especiales en la actualidad.