Saltar al contenido

Formas increíbles en que la tecnología moderna ha ayudado a la arqueología

13/01/2021

La representación popular de arqueólogos cubiertos de polvo, llevando una variedad de pequeñas palas, cepillos y varias otras herramientas analógicas es básicamente una cosa del pasado. Si Indiana Jones fuera rediseñado hoy, podría parecerse mucho más a un personaje de una película de ciencia ficción, con dispositivos de escaneo que pueden analizar directamente la composición química del suelo, sondas que pueden trazar un área general de un suelo. sitio arqueológico, e incluso utilizando drones UAV para explorar áreas peligrosas (evitando así esas molestas trampas de serpientes y rocas).

De hecho, la tecnología que ahora está ayudando a los arqueólogos ha ayudado a revolucionar y expandir en gran medida nuestro conocimiento de las sociedades prehistóricas y antiguas, y también ayuda a que el campo se vea bastante genial.

Aquí hay 10 formas increíbles en que la tecnología moderna ha ayudado a la arqueología.

10. Google Earth

Google Earth es el descendiente de un proyecto de imágenes satelitales financiado por la CIA. Desde su lanzamiento en 2005, su funcionalidad se ha ampliado enormemente para incluir GPS, capacidades de dirección de mapas, presentaciones para la industria de bienes raíces, simuladores de vuelo y otros juegos, y también se ha convertido en una herramienta muy popular tanto para aficionados como para un pequeño número de arqueólogos profesionales.

Los arqueólogos utilizaron la fotografía aérea durante décadas, mucho antes de que se lanzara a órbita el primer satélite. Pero Google Earth y los programas de imágenes satelitales de acceso abierto como este se utilizan básicamente de la misma manera, la diferencia es que tanto la resolución como el alcance de las imágenes tomadas por esos satélites son mucho más claras y mucho más grandes.

Tanto los aficionados como los profesionales identificarán los sitios potenciales analizando las marcas en la tierra o buscando señales de estructuras antiguas. En un ejemplo, un arqueólogo aficionado identificó una forma extraña en el seto de la granja de un hombre. Esa forma resultó ser el lugar de enterramiento de un enorme tesoro de monedas sajonas, valoradas en 1,5 millones de dólares.

Sin embargo, aunque algunos arqueólogos admitirán que Google Earth tiene alguna utilidad, también les horroriza que básicamente cualquiera pueda acceder a esta información y rastrear sitios arqueológicos importantes antes de que puedan ser catalogados y preservados oficialmente.

9. Geoquímica del suelo

A veces, un sitio arqueológico puede estar tan degradado debido a la erosión y la descomposición de los artefactos que queda poca o ninguna evidencia visible para que los arqueólogos la encuentren. Pero los humanos siempre dejan una huella y las tecnologías en desarrollo han permitido el análisis de geoquímica del suelo, dando a los arqueólogos más herramientas para descubrir el pasado de la humanidad.

Cuando los humanos ocupan la tierra, cambian la química del suelo de formas que pueden detectarse mediante sofisticadas técnicas de análisis y máquinas portátiles que pueden escanear muestras de suelo en el campo. los Z300 la computadora de mano es una tal dispositivo, capaz de escanear muestras de suelo con su cámara incorporada y entregar datos en meros momentos.

Con dispositivos como el Z300, los arqueólogos pueden detectar cualquier elemento de la tabla periódica. Estos dispositivos permiten a los arqueólogos obtener un contexto adicional sobre cómo vivían los humanos en estas áreas, ya que los elementos detectados en el suelo que utilizaron informan directamente sobre qué tipo de tecnología y estilos de vida llevaron.

8. Tecnología de drones

En promedio, al menos tres personas mueren cada año mientras exploran cuevas. Los drones no tripulados tienen la ventaja de no ser, ya sabes, sensibles y, por lo tanto, no carnosos y fáciles de aplastar. Algunos sitios arqueológicos están ubicados en lugares peligrosos que pueden poner arqueologos en riesgo. Usando UAV y otros tipos de drones, los arqueólogos pueden mapear sistemas de cuevas, lo que permite mapas en 3D con la iluminación adecuada que luego pueden ser explorados por el arqueólogo sin necesidad de arriesgar la vida.

Esto acelera enormemente la velocidad a la que arqueologos son capaces de ejecutar una operación arqueológica.

Antes de la tecnología de drones, arqueologos Peinaría los campos a pie, tardando horas en buscar un sitio potencial en busca de fragmentos de cerámica y otros artefactos. Con la ayuda de drones junto con los buenos estudios de pie a la antigua, pueden crear un mapa completo del sitio y reducir el tiempo que lleva realizar un estudio por un margen significativo.

7. Radar de penetración terrestre

Geofísico Los métodos de topografía son herramientas invaluables que permiten a los arqueólogos determinar dónde deben enfocar sus esfuerzos de excavación, y el radar de penetración en el suelo puede ser la mejor herramienta para el trabajo, ya que es una de las únicas tecnologías que les brinda información importante sobre una ubicación determinada, pero también les informa de lo que hay debajo de la superficie de un sitio sin tener que levantar una pala.

Georradar tampoco es invasivo, lo que significa que es importante arqueológico los artefactos no se dañarán durante una excavación. Funciona mediante el uso de radiación electromagnética en la banda de microondas para obtener imágenes de la tierra bajo nuestros pies.

Esto ha resultado en algunos descubrimientos realmente impresionantes, como el barco funerario vikingo que se encontró debajo de la superficie de Noruega en 2019. El radar de penetración terrestre permitió mediciones extremadamente precisas del barco y el descubrimiento de un sitio religioso, un salón de banquetes y una granja.

6. Escáneres CT y software de modelado 3D

Los artefactos delicados pueden dañarse fácilmente cuando son manipulados por académicos y estudiantes, potencialmente destruyendo información invaluable en el proceso. Pero gracias a los escáneres CT y modelado 3D software, esos artefactos se pueden recrear y volver a ensamblar con precisión sin el riesgo de dañar el artefacto original.

Las imágenes tomográficas de alta resolución utilizan rayos X que luego se toman y procesan en imágenes dimensionales 2D y 3D, y con los avances que se han realizado en el ámbito de la tecnología microCT, artefactos se pueden obtener imágenes a nivel molecular.

Pero el escaneo de superficie en 3D con la ayuda de láseres se ha vuelto aún más utilizado que la tecnología de escaneo por TC en arqueología. Esta tecnología crea modelos 3D de alta resolución de artefactos a una fracción del costo de los costosos Escáneres CT.

Si bien estos escáneres no utilizan rayos X y no pueden obtener imágenes de un objeto a nivel molecular, a menudo son lo suficientemente portátiles como para usarse con una computadora portátil.

5. Geofísica superficial

Mientras geofísica superficial puede ser una operación que requiere mucho tiempo, las sondas utilizadas en este método ofrecen una gran arqueologos que deseen estudiar sitios donde las poblaciones cercanas están comenzando a expandirse.

Como se explicó anteriormente, la ocupación humana tiene el potencial de cambiar químicamente el suelo de arqueológico sitios y eso también se aplica a sitios cercanos a grandes centros de población. Estos lugares pueden causar graves daños a sitios históricos que deben protegerse. Pero la geofísica superficial ofrece una forma de producir una imagen y reconstruir cómo eran originalmente los sitios en su mejor momento utilizando el campo magnético de la Tierra e incluso la gravedad.

Esta tecnologia es esencialmente una forma de detección remota que se enfoca en una profundidad de aproximadamente 1,5 metros (en lugar de un radar de penetración terrestre, que tiene una profundidad de penetración mucho mayor).

La magnetometría básicamente mide la fuerza del campo magnético, usándolo para mapear el patrón reflejado de los objetos enterrados en el suelo. Estas técnicas, utilizadas junto con la tecnología GPS, han demostrado ser muy útiles en sitios de topografía como Stonehenge.

4. Espectroscopia de fluorescencia de rayos X portátil

Mano XRF Los dispositivos suelen ser utilizados por científicos, académicos y estudiantes en las universidades y en el campo. Estos dispositivos utilizan rayos X para analizar artefactos y muestras, proporcionando arqueologos con información increíble sobre la composición del suelo y la pigmentación invisible que se ha desvanecido en la cerámica, y los dispositivos son particularmente ideales para analizar artefactos de obsidiana.

La fluorescencia de rayos X portátil también es un poco más rentable que algunas técnicas como Escáneres CT.

XRF Las técnicas también han ayudado mucho a los museos y universidades a descubrir qué artefactos potenciales son falsos. Esto se logra comparando información sobre las diferentes pinturas y productos químicos utilizados para colorear un artefacto con nuestro conocimiento de lo que los pueblos antiguos tenían acceso y usaban activamente. Si se descubren productos químicos modernos en una pieza, es más que probable que el artefacto en cuestión sea una falsificación.

3. Datación radiométrica

Citas relativas Es cuando se cree que los objetos más cercanos a la superficie son más jóvenes que los objetos que están presentes en capas más profundas de suelo o estratos. Hay problemas obvios con este enfoque porque los roedores y los desastres naturales pueden hacer que los artefactos sean desplazados y, por lo tanto, cambiar el “contexto” en el que arqueologos descúbrelos.

La datación absoluta es mucho más precisa y eficaz para establecer la verdadera edad de un artefacto. Existe una variedad de tipos de datación radiométrica, cada uno con diferentes niveles de precisión. Datación por radiocarbono, por ejemplo, mide la desintegración de los isótopos de carbono 14 en artefactos con materiales orgánicos y es precisa para artículos que tienen menos de 50,000 años, hasta un límite más joven de 400 años.

Pero los arqueólogos también pueden utilizar otros elementos, como la datación por potasio-argón, que arroja resultados precisos de hasta 4,3 mil millones de años a unos 100.000 años si se utilizan los métodos adecuados.

Uranio-La datación por plomo es extremadamente precisa, midiendo la edad de los objetos hasta 250.000 años en algunas circunstancias.

2. Tecnología forense

Hoy arqueologos son capaces de usar una variedad de herramientas para reconstruir eventos históricos que generalmente solo se consideran herramientas utilizadas por la policía. Forense Las técnicas y la tecnología pueden ser muy beneficiosas para los académicos. Analizando las estructuras óseas de una muestra, ellos pueden reconstruir efectivamente cómo murió ese personaje histórico.

El ADN de las momias y otros cuerpos fosilizados (como los cadáveres neolíticos descubiertos en el deshielo de la tundra) puede ayudar a establecer el sexo de los pueblos antiguos, así como la herencia ancestral de esa persona.

En 2012, un equipo arqueológico descubrió un esqueleto humano masculino debajo de un estacionamiento en Leicester, Inglaterra. Gracias al análisis de ADN se descubrió que el esqueleto pertenecía nada menos que a Ricardo III, quien murió en la Batalla de Bosworth en 1485.

1. LiDAR

Definitivamente no es exagerado decir que Tecnología LiDAR ha cambiado el rostro de la arqueología, y algunos dicen que la tecnología ha provocado efectivamente una revolución en el campo.

LiDAR funciona disparando cientos de miles de pulsos de luz hacia el suelo, generalmente desde una altura de unos 606 metros. A medida que esos pulsos de luz rebotan en la aeronave, se miden y se registra la ubicación GPS de cada punto para crear un mapa 3D del área.

Esta tecnología es especialmente precisa a nivel del suelo, mostrando los más mínimos detalles de las estructuras arqueológicas, incluso revelando túmulos funerarios y ciudades hundidas.

A principios de la década de 2010, los arqueólogos se sorprendieron cuando Tecnología LiDAR tropecé con una ciudad maya perdida. En otro caso, reveló decenas de miles de estructuras arqueológicamente significativas en un área de México que antes se pensaba que era insignificante.

Puede que le sorprenda descubrir que una gran parte de Nueva Inglaterra en los Estados Unidos es de particular interés para los arqueólogos porque durante la década de 1700 estas áreas boscosas estaban ocupadas por carreteras y asentamientos. Estos asentamientos desaparecieron en gran parte durante la década de 1950 y la naturaleza recuperó el espacio. Debido a la densa cobertura de árboles en estas áreas, es difícil para los arqueólogos localizar estos sitios, pero LiDAR está ayudando a descubrir los secretos de estos asentamientos abandonados.