Saltar al contenido

Los 10 mejores rituales de muerte inusuales

31/03/2010

Como si la muerte no fuera lo suficientemente morbosa, muchas personas han llevado los últimos ritos a un nivel completamente nuevo de pavor. En algunas culturas deshacerse del cadáver puede significar cualquier cosa, desde comérselo hasta bailar con él. Aquellos de ustedes que piensan que el entierro y la cremación son los únicos rituales de muerte; prepárese antes de leer lo que sigue a continuación:

Tabla de contenidos

10. Funeral con strippers

Estar muerta puede ser muy aburrido, a menos que haya strippers profesionales en el funeral. En la región china de Donghai, los funerales son en realidad símbolos de estatus. Se considera que la reputación y el honor de un difunto son directamente proporcionales al número de personas que asisten a su funeral. Entonces, los familiares contratan strippers para atraer a la multitud. Las autoridades chinas han comenzado a tomar medidas enérgicas contra la práctica después de la incesante mirada de los medios.

9. Bailando con los muertos

Lo crea o no, el malgache de Madagascar saca a los muertos de las tumbas y juega con ellos. La creencia detrás de este ritual llamado Famadihana es que el espíritu del difunto se une a los antepasados ​​después de que el cuerpo se ha descompuesto. La celebración a menudo se lleva a cabo una vez cada siete años y es un momento de felices reuniones familiares.

8. Sky Burial

El duro clima y el suelo pedregoso del Tíbet hacen que el entierro sea una tarea casi imposible. Por lo tanto, los budistas en el Tíbet a menudo van a un entierro en el cielo donde se corta el cuerpo, se mezcla con harina y se deja que se lo coman los pájaros carroñeros. Creen que el cuerpo es solo un recipiente para el alma y debe regresar a la naturaleza.

7. Funeral de Tana Toraja

Los funerales en la región de Tana Toraja en Indonesia son asuntos importantes. La ceremonia del entierro está acompañada de música, baile y una fiesta para varios invitados. Es comprensible que la muerte aquí sea una ocasión extravagante con un precio enorme. Entonces, los familiares de los fallecidos reciben un indulto. No necesitan enterrar el cuerpo en un par de días. Pueden simplemente envolverlo y guardarlo en su casa mientras ahorran para el velorio. El ahorro puede llevar semanas, meses o incluso años. Hasta entonces, el cadáver es tratado como un enfermo y se incluye en las rutinas y conversaciones diarias. Un entierro real tiene lugar cuando la familia está preparada para él y el ataúd se coloca en una tumba, cueva o se cuelga en un acantilado.

6. Muerte deslumbrante

Las personas ahora pueden usar a sus seres queridos en sus dedos. ¿Dónde más puedes usar un anillo de diamantes? Una empresa estadounidense llamada LifeGem ahora ofrece a las personas la oportunidad de convertir a sus seres queridos fallecidos en diamantes sintéticos. El proceso comienza capturando carbono del cuerpo o restos incinerados del difunto. Luego se convierte en grafito antes de colocarlo en una prensa de diamantes para obtener el cristal brillante. El precio oscila entre $ 3500 y $ 20,000 dependiendo del tamaño de los quilates.

5. Ataúdes de fantasía

Si Elvis hubiera muerto en Teshi (Ghana), habría sido enterrado en un ataúd de guitarra. Los residentes de este suburbio de Accran entierran a sus muertos en ataúdes de fantasía. El ataúd a menudo representa la profesión del difunto. En las salas de exposición de ataúdes se exhiben réplicas gigantes de botellas de coca-cola, frutas o artilugios.

4. Endocanibalismo

Este podría ser el peor ritual de muerte de todos los tiempos. El endocanibalismo es una práctica en la que las personas se comen a sus propios muertos. La idea detrás de la horrible costumbre podría ser cualquier cosa; desde absorber los rasgos del difunto hasta la asimilación del espíritu. Se dice que algunas tribus de Sudamérica y Australia practicaron este espeluznante ritual. Pero muchos académicos sienten que el endocanibalismo es una acusación falsa lanzada a las tribus por los primeros colonos para obtener una excusa para la dominación política. Según el antropólogo Napolean Changon, la comunidad yanomamo en América del Sur todavía se come la ceniza y los huesos molidos de los fallecidos después de la cremación.

3. Auto-momificación

Esto hace que el ayuno hasta la muerte suene como una broma. Algunos monjes budistas llamados Sokushinbutsu en Japón no solo se suicidaron; también lo hicieron de una manera que condujo a su momificación. El proceso se inició con una dieta de frutos secos y frutas combinada con actividades físicas intensas. La eliminación de la grasa corporal se logró con el primer paso. El segundo paso involucró episodios de vómitos, pérdida de fluidos corporales y envenenamiento del cuerpo para disuadir un ataque de gusanos: se logra consumiendo cortezas, raíz y un té venenoso durante mil días.

En la última etapa, el monje entraba en una tumba de piedra, se sentaba en posición de loto y esperaba la muerte. Tocaba una campana todos los días para que sus compañeros monjes supieran que estaba vivo. Y luego, cuando llegaba el día de la “sin campana”, los monjes sellarían la tumba, esperarían otros 1000 días antes de abrirla para verificar la momificación.

2. Ayuno hasta la muerte

Vimla Devi, una mujer india que luchaba contra el cáncer, murió en 2006. La causa de la muerte no fue el cáncer, sino un ayuno de 13 días llamado santhara. Esta muerte voluntaria por ayuno es practicada por los jainistas, una comunidad que cree en la no violencia hacia todas las criaturas. El santhara generalmente se inicia después de que la persona decide que la vida ha cumplido su propósito y está lista para la purificación espiritual. Existe una creciente oposición al ritual, que a menudo se considera una forma de suicidio o eutanasia. Pero dentro de la comunidad, prevenir el santhara puede invitar al ostracismo.

1. Exposición

Los zoroastrianos creen que después de la muerte el cuerpo se convierte en un anfitrión de corrupción y contaminación. Se descarta la cremación o el entierro porque podrían terminar contaminando elementos sagrados como el fuego y la tierra. Entonces, optan por un ritual llamado exposición de los muertos. El cuerpo del difunto es llevado a una estructura elevada llamada Torre del Silencio y dejado allí para ser devorado por buitres. La práctica ahora solo se sigue en el subcontinente indio. La disminución de la población de buitres en India ha hecho que el proceso sea más espantoso. Algunas fotos recientes, que muestran un creciente montón de cadáveres en descomposición en lo alto de la Torre en Mumbai (India), han provocado una controversia dentro de la comunidad.